Realizar actividad física es una parte vital de un estilo de vida saludable. Te ayuda a mantener tu fortaleza física, mejora tu desempeño mental y alivia el estrés de forma natural. Establecer rutinas y proponer nuevas metas es muy motivador. Podés mezclar tu rutina de yoga preferida con ejercicios cardiovasculares o correr al aire libre. Siempre asesorada por un profesional en educación física y realizando los chequeos físicos aconsejados por tu médico de cabecera.

Estudios demuestran que realizar actividad física también puede ayudar a que tu cerebro se desempeñe mejor y es una parte clave del bienestar físico y emocional.

Para hacer la experiencia aún más gratificante, intentá escuchar música mientras hacés ejercicio, o formá un equipo con amigos para ayudarse mutuamente a mantenerse en el camino hacia su meta de salud, mientras disfrutan de la compañía y la conversación. La motivación siempre es clave para alcanzar los objetivos.

Probablemente ahora ya tengas claras las fuertes conexiones que hay entre la actividad física, el desempeño mental y el bienestar en general. ¿Estás lista para comenzar a moverte y comprobar los beneficios a nivel de tu salud física, emocional y mental? ¡Animate!