Para las mujeres que alternan su carrera, su familia y su vida social, el yoga podría parecer innecesario: una pérdida de tiempo o una práctica demasiado “new age”. Sin embargo, el yoga es una disciplina que entrena tanto tu cuerpo como tu mente.

Se trata de crear conexión y equilibrio entre mente y cuerpo, y de generar un momento de relajación profunda. ¿Cuándo fue la última vez que pudiste poner tu mente en blanco?

No hay nada más relajante que concentrarte de forma silenciosa en tu respiración, siguiéndola mientras inhalás y exhalás. Incluso las posturas más dinámicas te ayudarán a sentirte más centrada con tu cuerpo. El sentimiento de conexión y armonía también nace dentro de las secuencias de movimientos más dinámicas.

El yoga también puede ayudarte a conseguir un sueño más profundo. Al activar la producción del GABA (el neurotransmisor de la relajación), esta disciplina ayuda a combatir el estrés y el insomnio. Al liberar el estrés, tanto físico como mental, notarás que podés sacarle más provecho a tu día.

Dejar un comentario